Misión Cristiana Shoffar
Misión Cristiana Shoffar » DIOS SE ACORDARÁ

DIOS SE ACORDARÁ

Sal 20: 1-3 Jehová te oiga en el día de la angustia; El nombre del Dios de Jacob te defienda. 2 Te envíe ayuda desde el santuario, y desde Sión te sostenga. 3 Haga memoria de todas tus ofrendas, y acepte tu holocausto. (Selah)

DESARROLLO

Tus aportaciones, servicio, alabanza, diezmos, lágrimas, pruebas, Dios tiene memoria de todo eso.

 En tiempo de angustia no nos quejemos con los hombres, clamemos al Señor de esta manera:<Acuérdate de tu siervo, sierva, de mi familia, de lo que he hecho en tu obra, que te he servido, que te he amado, he amado tu palabra, que por mucho tiempo aun con debilidades y flaquezas, y ahora que estoy en momento difícil te ruego que te acuerdes de mí>, entonces el Señor vendrá, nos ayudará, nos sostendrá, y hará memoria de lo que has hecho por su nombre, por su pueblo y por su obra.

Por eso es tan importante la oración, porque llega al trono de Dios, y cuando la oración de un santo llega al trono, Él da órdenes desde el cielo para que venga visitación del cielo y lo saque en victoria. Cristo recibe hoy nuestra carga, Cristo intercede hoy ante el Padre.

  RVG Salmo 8:4 digo: ¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre para que lo visites?

Dios siempre piensa en su pueblo, en sus santos, su gran amor por nosotros hace que no nos olvide y abandone, sobre todo, pensará en aquellos que le buscan, pues se agrada de la oración de su pueblo que confía en Él y lo visitará.

Ex 28. 29 Y Aarón llevará los nombres de los hijos de Israel en el pectoral del juicio sobre su corazón cuando entre en el lugar santo, continuamente por memorial delante del SEÑOR.

Los nombres de los hijos de Israel en el pectoral del sacerdote hablan de las memorias que constantemente Dios hace de su pueblo. Claro, como reyes y sacerdotes, somos llamados a interceder por todos nuestros hermanos que tengan una u otra necesidad. Ser intercesores es un gran privilegio, el que es intercesor tiene acceso al trono del Señor, es oído y tiene respuestas y grandes victorias en Dios.

Esdras 6: 2 2 Y en Acmeta, en la fortaleza que está en la provincia de Media, hallaron un rollo en el que estaba escrito lo siguiente: Memorándum: 3 En el año primero del rey Ciro, el rey Ciro proclamó un decreto: ``En cuanto a la casa de Dios en Jerusalén, que sea reedificado el templo, el lugar donde se ofrecen los sacrificios, y que se conserven sus cimientos, con su altura de sesenta codos y su anchura de sesenta codos; 4 con tres hileras de piedras enormes y una hilera de madera; y que los gastos se paguen del tesoro real.

Dios tendrá memoria de todo aquel que un día hizo algo por su casa, por su obra, tendrá memoria de quienes hayamos ofrendado para la edificación de su casa. Aunque el hombre olvide lo que un día hayamos hecho por su casa, Dios nunca lo olvidará.

1 Cr 16. 15 Acordaos de su pacto para siempre, de la palabra que ordenó a mil generaciones,

Dios nos ama y siempre se acuerda de nosotros, pero también anhela que nosotros no olvidemos que Él es fiel, que por generaciones cumple su palabra y que tampoco olvidemos cumplir la parte que nos corresponde: <Si me amáis guardad mis mandamientos, para que todas las bendiciones que ha preparado las podamos recibir.

 2 Reyes 20.1      1 En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías, hijo de Amoz, y le dijo: Así dice el SEÑOR: ``Pon tu casa en orden, porque morirás y no vivirás. 2 Entonces él volvió su rostro hacia la pared y oró al SEÑOR, diciendo: 3 Te ruego, oh SEÑOR, que te acuerdes ahora de cómo yo he andado delante de ti en verdad y con corazón íntegro, y he hecho lo bueno ante tus ojos. Y Ezequías lloró amargamente.

Podemos ver a un Dios misericordioso, que se conmovió al ver el corazón de Ezequías, y que hoy se conmueve ante todo corazón contrito y humillado, que además, no se puede resistir responder a quienes han andado en integridad ante sus ojos pues tiene memoria de su caminar en Cristo.

4 Y aconteció que antes que Isaías hubiera salido del patio central, vino a él la palabra del SEÑOR, diciendo: 5 Vuelve y di a Ezequías, príncipe de mi pueblo: ``Así dice el SEÑOR, Dios de tu padre David: `He escuchado tu oración y he visto tus lágrimas; he aquí, te sanaré. Al tercer día subirás a la casa del SEÑOR. 6 `Y añadiré quince años a tu vida, y te libraré a ti y a esta ciudad de la mano del rey de Asiria; y defenderé esta ciudad por amor a mí mismo y por amor a mi siervo David.' 7 Entonces Isaías dijo: Tomad una masa de higos. La tomaron y la pusieron sobre la úlcera, y sanó.

Ese es nuestro Dios, se conmovió al ver la actitud de Ezequías y le sanó para que no muriera, además, le concedió 15 años de vida, a pesar que ya había decidido que debía morir. Se arrepintió e hizo misericordia al rey y éste fue sanado.

2 Sam 19: 18-20 RV60 18Y cruzaron el vado para pasar la familia del rey, y para hacer lo que a él le pareciera. Entonces Simeí hijo de Gera se postró delante del rey cuando él había pasado el Jordán. 19Y dijo al rey: No me impute iniquidad mi señor, ni tengas memoria de los males que tu siervo hizo el día que mi señor el rey salió de Jerusalén, para guardarlos el rey en su corazón; 20Porque yo tu siervo reconozco haber pecado, y he venido hoy el primero de toda la casa de José, para descender a recibir a mi señor el rey.

Dios es Dios perdonador(Sal. 99:8) y que toma en cuenta al que se arrepiente reconociendo sus faltas y pecados, perdonó sus pecados a David. Luego, David perdonó a Simei, es precisamente lo que Dios espera que hagamos con los que nos han ofendido.

2 Sam 19:23 RV60 23Y dijo el rey a Simeí: No morirás. Y el rey se lo juró.

David le ofreció a Simei que ciertamente no moriría, pero selló con un juramento el ofrecimiento que le hizo: “Y el rey se lo juró”.

Num 31.54 LBLA 54 Moisés y el sacerdote Eleazar recibieron el oro de los capitanes de miles y de cientos, y lo llevaron a la tienda de reunión como memorial para los hijos de Israel delante del SEÑOR.

  • El oro, en este caso, habla de aquellas ofrendas que fueron dadas al Señor con sacrificio, como la ofrenda de aquella viuda pobre que dio el sustento que tenía, ese fue un gran sacrificio para Dios, y esa clase de sacrificios serán recordados por siempre por el Señor.

Lev 26.42 RVA 42 entonces yo me acordaré de mi pacto con Jacob, me acordaré también de mi pacto con Isaac y de mi pacto con Abraham, y me acordaré de la tierra.

  • Jacob, Isaac y Abraham, en su momento fueron hombres de Dios, con fallas, pero que después de un proceso fueron restaurados y traídos de nuevo al camino, pues en algún momento de su vida se desviaron del propósito divino. En su restauración, fueron transformados en hombres de Dios, y el Señor dijo que se acordaría del pacto que hizo con ellos, es decir, Dios nunca olvidará a quienes le amaron en esta tierra.

Hch 10.4 RVA 4 Mirándolo fijamente y atemorizado, Cornelio dijo: ¿Qué quieres, Señor? Y él le dijo: Tus oraciones y limosnas han ascendido como memorial delante de Dios.

  • Algo que el pueblo de Dios nunca debe olvidar es que, aún cuando haya ofrendado generosamente, nunca debe olvidarse de elevar oraciones en todo tiempo al Señor, mantener su comunión con Él, pues de las dos cosas, la comunión con Él es la que él más ama.

Mal 3.16 rv60 16Entonces los que temen a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de Él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre.

  • El Temor al Señor y el pensar en su nombre, son virtudes que el Señor siempre recordará, pues el que teme a Él no pecará, se guardará de este mundo sin mancha, se esforzará en agradar al Señor que le tomó por soldado-2 Tim. 2:4 -, pues son su especial tesoro.

Est 6:1-2 LBLA      1 Aquella noche el rey no podía dormir y dio orden que trajeran el libro de las Memorias, las crónicas, y que las leyeran delante del rey. 2 Y fue hallado escrito lo que Mardoqueo había informado acerca de Bigtán y Teres, dos de los eunucos del rey, guardianes del umbral, de que ellos habían procurado echar mano al rey Asuero.

  • Este rey, es figura del Señor, Dios Justo, que no olvidará a quienes han actuado rectamente, y en su tiempo, recompensará al que le busca y se guarda para Él. Recompensará a quien no se complace con el pecado sino se lamenta al ver las obras malas de los hombres.

 CONCLUSIÓN

Todo lo que hagamos para el Señor o por amor a Él, cumpliendo su palabra y haciendo bien a nuestros hermanos, será tomado en cuenta por el Señor y escrito en libro memorial, pues él es Dios justo, que en su tiempo bendecirá y recompensará a quien le ama con todo su corazón.  Se acordará de nosotros y nos llevará el día de su Venida.  

Haroldo Herrera Apóstol

Comments are closed.