Misión Cristiana Shoffar
Misión Cristiana Shoffar » El poder de la sangre de Cristo

El poder de la sangre de Cristo

14/01/13 16:30
Rom 3:23 por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, Rom 3:24 siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, Rom 3:25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, RV60 Cuando Adán y Eva pecaron en el paraíso, automáticamente toda la humanidad pecó, por eso la escritura dice: Romanos 3.23 Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios. Es necesario pues, que para que el hombre-humanidad, pueda levantarse y ser perdonado de su pecado, tenga que aceptar al Señor Jesucristo como su Señor y Salvador personal. El Señor Jesús, le dijo a Nicodemo: Jua 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Jua 3:4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Jua 3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.RV60 agua= Palabra Espíritu= sello del Espíritu y Bautismo del Espíritu. Jesús le habla de esta manera a Nicodemo, para hacerle saber y entender, la necesidad que tiene el hombre de recibir la salvación a través de la persona bendita de nuestro Señor Jesucristo. No importando que religión tenga, pues ninguna religión salva, sino solamente la persona bendita de Nuestro Señor Jesucristo. Solamente el que reconoce y acepta al Señor Jesucristo, como su Señor y Salvador personal, puede experimentar el nuevo nacimiento. 2corintios 5:17. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. RV60 Es necesario tener un encuentro personal con El Señor Jesucristo, para ser trasladados del reino de las tinieblas, al reino de la Luz admirable del Señor. Cuando esto sucede se opera un cambio en la vida de la persona y dejan de ser las cosas viejas y son hechas nuevas todas las cosas. Efe 2:12 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Efe 2:13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. RV60 El que está sin Cristo, vive alejado de Dios y sumido en las tinieblas del pecado, ajenos totalmente a todo lo que respecta a Dios y su Reino. Pero cuando Cristo entra a morar en nuestro corazón, somos limpios con su preciosa Sangre y nos acercan a su misma presencia. Heb 9:13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, Heb 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? Heb 9:15 Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna. RV60 En el antiguo testamento, el sumo sacerdote intercedía por el pueblo y derramaba en el altar y rociaba la sangre del sacrificio de animales, y de esa manera el pueblo era santificado en su carne cada año.Pero ahora en el nuevo pacto, que está sellado con la Sangre Preciosa de Nuestro Señor Jesucristo, la santificación es total y de una vez y para siempre, respecto al pecado de la vida pasad sin cristo. Pero ahora en Cristo somos salvos y santificados, en el espíritu, alma y cuerpo. Una salvación total, en la que el pecador es convertido de criatura a hijo de Dios y llamado a recibir herencia entre todos los santificados. Haroldo Herrera Apóstol del Señor Jesucristo

Comments are closed.