Misión Cristiana Shoffar
Misión Cristiana Shoffar » Debemos ser una iglesia evangelizadora

Debemos ser una iglesia evangelizadora

Hch. 2:1 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. 2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. DESARROLLO La evidencia exacta del bautismo del Espíritu Santo, es el hablar en otras lenguas. El bautismo es una experiencia gloriosa y hay que interesarse en recibirlo. Muchas veces necesitamos volver a llenar de nuevo del Espíritu Santo y seguir hablando en lenguas, porque el que habla en lenguas, no habla con los hombres, sino que habla con Dios. La iglesia del principio fue gloriosa. La clave fue la unidad y la obediencia del pueblo, pues el Señor les había dicho que "no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre"(Hch. 1:4), pues Jerusalén es asiento de paz, ciudad de paz. Y obedecieron, se quedaron en Jerusalén, en el aposento donde instituyó la Santa Cena. Una casa dividida es vencida, pero una casa unida es bendecida, "haya en vosotros el mismo sentir, el mismo amor,el mismo Espíritu, la misma fe, la misma sangre", tenemos muchas cosas en común, sin embargo a veces el diablo mete división, porque bien sabe el diablo, que si divide se pierde la bendición. Hch 2:6 Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. 7 Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? 8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? 11 cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios. 12 Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? 13 Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto. Pedro, sin letras, es decir, sin estudio alguno, ahora lleno del Espíritu Santo, se paró ante la multitud y ahora tenía red para atrapar nuevas personas sin temor y ganó 3,000 almas para Cristo y nunca volvió a negar al Señor. si Dios cambió a Pedro, por qué no me va a cambiar a mí y a ti? Hch 2:14 Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. 15 Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. 16 Mas esto es lo dicho por el profeta Joel…… Pedro había oído la Palabra y la había aprendido, ahora tenía la espada de Dios en su mano declarando literalmente la escritura. Dios nos quiere llenar de su Espíritu y usarnos poderosamente, como nunca jamás lo habíamos visto y experimentado. Este es año de la Prosperidad, año del Espíritu Santo, año de obediencia. Estaremos pues buscando el Rostro del Señor, orando, ayunando, meditando en la Palabra del Señor, de día y de noche, sin apartarnos ni a diestra, ni siniestra, y el Señor prosperará todo lo que emprendamos y tendremos éxiito. Hch 2:17 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños; 18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. 19 Y daré prodigios arriba en el cielo, Y señales abajo en la tierra, Sangre y fuego y vapor de humo; 20 El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto; 21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. 29 Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. 30 Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Dios le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, 31 viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. Act 2:32 A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. Act 2:33 Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Act 2:34 Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Act 2:35 Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Act 2:36 Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo. Act 2:37 Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? No te canses de predicar a Cristo, no te canses de invocar su santo nombre, porque no sabes si grandes hombre y mujeres de Dios aceptarán a Cristo cuando prediques, o que esa sea la última oportunidad de salvación para dichas personas. Ese es nuestro llamamiento, debemos cumplirlo, porque, si callamos, las piedras hablarán. Hch 2:38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Este Bautismo en Cristo es en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Hch 2:39 Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. 1. la promesa del derramamiento del Espíritu Santo es para nosotros 2. es para nuestros hijos 3. para todos los que están lejos 4. y para cuantos el Señor llamare Act 2:41 Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Un día Simón puso atención a la palabra, y por haberlo hecho le cambiaron el nombre y le cambiaron de dimensión, ahora le pusieron Pedro(piedra viva) en el edificio de Dios. Pero mientras era Simón, mientras no había muerto el viejo hombre, negó al Señor y se acobardó ante el enemigo. Nosotros hoy, debemos hacer lo mismo, escuchar atentamente la Palabra del Señor, guardarla en nuestro corazón y obedecerla, poniéndola por obra. El Señor quiere levantarnos poderosamente en nuestro ministerio, hacer fructíferos y multiplicarnos. Act 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. PERSEVERABAN gr proskarteréo = anhelar, persistir, listo, asistir, atender, ser constante, constantemente diligente 1. Este versículo habla de unidad, y desde el inicio dice que "estaban unánimes juntos en el aposento alto" 2. Perseveraban en la doctrina de los apóstoles 3. Perseveraban en la unida. Comunión es Unidad. Por eso, antes de tomar la Santa Cena, Dios nos llama a arrepentirnos de todo pleito y división que pueda haber entre hermanos 4. Perseveraban en el partimiento del pan 5. Perseveraban en las oraciones Act 2:44 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; Cuando ofrendes algo para la obra, de una vez sacrifícalo, despójate para siempre para que no vuelvas a reclamarlo y el Señor te lo devolverá multiplicado. Hch 2:45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. 46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos. Tiene que fluir poderosamente la alabanza en la iglesia, así como el amor y la armonía, porque la gente va a ir a donde hay amor, armonía, unidad, koinonía, palabra, doctrina, amor a Dios y a las almas perdidas; también tenían ágapes, es decir convivencia, un refrigerio para los asistentes, ya que invitaban amigos inconversos para que oyeran el mensaje de salvación, pues amaban las almas perdidas. CONCLUSIÓN Dios anhela que seamos como los cristianos del principio que oían la palabra y la ponían por obra, de esta manera llevaban mucho fruto, fruto no sólo de labios(alabanza y adoración) sino fruto de nuevos convertidos que ellos mismos ganaban para Cristo, además de tener suplidas todas sus necesidades materiales, por cuanto buscaban primero el reino de Dios y su justicia. Haroldo Herrera Pastor General y Apóstol Misión Cristiana Shoffar Ministerios Ebenezer

Comments are closed.