Misión Cristiana Shoffar
Misión Cristiana Shoffar » EL SACRIFICIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

EL SACRIFICIO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

INTRODUCCIÓN EL Señor Jesucristo nació por cesárea divina, o nació como todos los niños?  Si los médicos lo hacen hoy, es porque un día Dios lo hizo.  No tenía sangre humana, por eso su sangre derramada es poderosa para limpiarnos de todos nuestros pecados;  Él, ante el Padre, llevó su propia sangre, la cual sigue viva, no se ha coagulado. La Santa Cena es la carne y la sangre del Señor Jesucristo, y Él mismo la estableció.   DESPRECIO, SUFRIMIENTO, QUEBRANTO Y MENOSPRECIO LBLA Isa 53:3  Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción; y como uno de quien los hombres esconden el rostro, fue despreciado, y no le estimamos.
  • Él experimentó estas cuatro cosas. Nosotros no tenemos qué pasar por esto, pero si nos viniera, echemos mano del sacrificio de Cristo, porque el Señor pagó por esto.
  • Una de las cosas que el Señor manda en Isaías 61 es <vendar a los quebrantados de corazón>, Él sufrió y pagó por nuestro quebranto, y hoy,  al comer el pan y beber la copa, pondrá venda en nuestro corazón para restituir lo que el diablo nos quitó. Porque resulta que un menospreciado es tenido como basura.
    JESUCRISTO NOS HA SANADO, FUE AZOTADO, HERIDO Y ABATIDO LBLA Isa 53:4  Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido.
  • Cuando venga una enfermedad, luchemos contra ella, declaremos la palabra de Dios hasta vencerla. Porque para eso padeció.
  • Él ya fue herido para sanarnos y liberarnos a nosotros.
  • Avatimiento: un abatido no tiene fuerzas, le falta la fe, está cabisbajo, habla negativamente. Si esto ha venido, Dios quiere operar una ministración especial para que salgamos superbendecidos y declarando que el diablo sea derrotado.
  PAGÓ POR NUESTROS PECADOS, POR NUESTRAS REBELIONES, POR NUESTRA PAZ, Y EN SU LLAGA FUIMOS CURADOS LBLA Isa 53:5  Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados.
  • Debemos ponernos a cuentas con el Señor. Si fuimos rebeldes, nos quiere sanar hoy, nos quiere liberar hoy.
  PAGÓ POR NUESTRA REBELDÍA Y DESOBEDIENCIA, POR NUESTROS PECADOS LBLA Isa 53:6  Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros.
  • Dios ama y tiene comunión con los que obedecen su palabra, así que ser un desobediente es levantarse contra la autoridad. Por eso, hay muchos creyentes que no tienen la bendición de Dios.
  EN SU ANGUSTIA Y AFLICCIÓN NOS ENSEÑÓ  LA HUMILDAD Y MANSEDUMBRE LBLA Isa 53:7  Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió El su boca.
  • Dios exaltó a su Hijo, nuestro bendito y glorioso Señor Jesucristo, porque primero se humilló, porque escrito está “Luc 18.4 …el que se humilla sera ensalzado.”
  PAGÓ PARA HACERNOS LIBRES Y DARNOS VIDA LBLA   Isa 53:8  Por opresión y juicio fue quitado; y en cuanto a su generación, ¿quién tuvo en cuenta que El fuera cortado de la tierra de los vivientes por la transgresión de mi pueblo, a quien correspondía la herida?
  • No tenemos por qué vivir cautivos de un yugo, de una atadura, ... al beber el vino y comer la carne, Él romperá la atadura, pues quiere hacernos libres y darnos vida en abundancia, Él ya compró esa bendición para nosotros
  LBLA Isa 53:9  Se dispuso con los impíos su sepultura, pero con el rico fue en su muerte, aunque no había hecho violencia, ni había engaño en su boca.  Isa 53:10  Pero quiso el SEÑOR quebrantarle, sometiéndole a padecimiento. Cuando El se entregue a sí mismo como ofrenda de expiación, verá a su descendencia, prolongará sus días, y la voluntad del SEÑOR en su mano prosperará.
  • Cristo padeció siendo inocente, esto es bienaventuranza, y preferible es padecer por causa del Señor que padecer por ser malhechores(Lucas 6.22 “Bienaventurados sois cuando los hombres os aborrecen, cuando os apartan de sí, os colman de insultos y desechan vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del Hombre.”)  Sin embargo, el fruto de nuestra conducta se verá en nuestra descendencia(nuestros hijos y los hijos de ellos), porque serán alcanzados por la bendición del Señor.
  LBLA  Isa 53:11  Debido a la angustia de su alma, El lo verá y quedará satisfecho. Por su conocimiento, el Justo, mi Siervo, justificará a muchos, y cargará las iniquidades de ellos. Isa 53:12  Por tanto, yo le daré parte con los grandes y con los fuertes repartirá despojos, porque derramó su alma hasta la muerte y con los transgresores fue contado, llevando El el pecado de muchos, e intercediendo por los transgresores.
  • Nosotros somos el fruto del Señor. Aunque primero Él padeció, pagó muy cruento precio para que nosotros disfrutemos grandes y preciosas bendiciones que Dios preparó para nosotros.
  LBLA Jua 6:54  El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final.
  • la tumba no nos podrá retener, si llegaramos a morir, porque hemos sido llamados a participar de su resurrección.
  LBLA Jua 6:55  Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.
  • Es por esta gloriosa y bendita comida que deberíamos esforzarnos cada día, como está escrito Jua 6:27 Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el cual el Hijo del Hombre os dará, porque a éste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello.”
  LBLA Jua 6:56  El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él.
  • La voluntad de Dios es que permanezcamos en Él, es un requisito para llegar a formar parte de la novia del Cordero-“1Ts 4:17 Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre.LBLA
  LBLA Jua 6:57  Como el Padre que vive me envió, y yo vivo por el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por mí.
  • Así como debemos alimentar apropiadamente nuestro cuerpo para estar saludables, debemos alimentar nuestra alma estando siempre cerca de la Presencia del Señor, en especial participando de su mesa, en la cual es servido el Cordero(el Pan) y su Sangre(el Vino).
  LBLA Jua 6:58  Este es el pan que descendió del cielo; no como el que vuestros padres comieron, y murieron; el que come este pan vivirá para siempre.
  • aquellos comieron maná y murieron, pero nuestro Maná se llama Cristo, y si comemos de Él no moriremos
  Haroldo Herrera Pastor General y Apóstol Misión Cristiana Shoffar Ministerios Ebenezer

Comments are closed.