Misión Cristiana Shoffar
Misión Cristiana Shoffar » Debemos aprender a perdonar

Debemos aprender a perdonar

Neh 9:17 "...Pero tú eres Dios que perdonas, clemente y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia, porque no los abandonaste." Así como Dios nos ha perdonado, tenemos que perdonar, de lo contrario, la falta de perdón hará que su semilla brote la raíz de amargura. PERDONAR • Algunas versiones dicen "olvidar". • Perdonar, del gr. Afiemi = perdonar, abandonar, dejar, entregar, remitir. . AMARGURA • del griego PIKRÍA = Veneno. • Este veneno enferma, roba la paz, así que, quien no perdona, no duerme bien. Neh 9:15 Les diste pan del cielo en su hambre, y en su sed les sacaste aguas de la peña; y les dijiste que entrasen a poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías. 16 Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz, y no escucharon tus mandamientos. 17 No quisieron oír, ni se acordaron de tus maravillas que habías hecho con ellos; antes endurecieron su cerviz, y en su rebelión pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Pero tú eres Dios que perdonas, clemente y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia, porque no los abandonaste. • Muchas veces endurecemos nuestro corazón delante de Dios, perdonándoos Él. En nosotros debe haber actitud similar a la de Él, el Perdón, para ello debemos tener mansedumbre. • Sal 103:3 "Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias". Aquí entendemos que la falta de perdón trae enfermedad. Heb 12:15 Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados; • Nos hemos preguntado acaso ¿A cuánta gente pasamos llevando con nuestra amargura? La palabra de Dios nos dice que contaminamos a muchos. • Pero también debemos ser sumamente cuidadosos en no dejarnos contaminar. Huyamos de los amargados, no prestemos nuestros oídos a contaminaciones ni amarguras. LA RAÍZ 1) Falta de perdón • Perdonar es una llave de sanidad física y sanidad interior. Cuando perdonamos tomamos la llave para sanar. • Dios jamás nos va a imponer que perdonemos, la decisión la tomamos o la dejamos. • Ef 4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. • Si Cristo perdonó a quienes le ofendían y lastimaban física y emocionalmente durante los últimos momentos de su vida, quiénes somos nosotros para no querer hacerlo? 2) Autocondenación El hermano no se perdona a sí mismo RV60 Mat 6:12 Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. LPD Mat 6:12 Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido. • Así que, si no hemos querido perdonar a alguien, el Señor nos dice: ¿quieres que yo te perdone? No lo haré, porque tú no has perdonado - Mat 6:15 Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes. RV60 Mat 5:23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, Mat 5:24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. • Nuestra ofrenda no será grata a los ojos de nuestro Señor si primero no es grato nuestro corazón perdonador y limpio de amargura. CONCLUSIÓN Es necesario que nos demos cuenta de cuán bueno y delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía, pues esto es justo delante de Dios, así, tendremos una vida de bendiciones y bienestar-Sal 133:1-3. Alvaro Martínez Juárez Profeta

Comments are closed.